Los ganaderos buscan ponerle fin al desorden que existe en la de venta de lácteos en México, al retirar la publicidad de los productos que utilizan indiscriminadamente la denominación “leche”.

En los anaqueles de las tiendas de autoservicio se encuentran algunas bebidas de origen vegetal, como “leche de almendras”, “leche de coco”, “leche de arroz” o “leche de soya”, y tienden a confundir a los consumidores porque aluden a ser de origen animal, pero no lo son, comentó Salvador Álvarez Morán, tesorero de la CNOG.

Apuntó que las fórmulas o productos lácteos combinados cuentan con menor cantidad de nutrientes, proteína y lactosa requeridas para llamarse así, pero siempre ocupan el mismo exhibidor que aquellos de origen animal.

El integrante de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG) refirió que en esos productos “similares” también se observa alguna imagen, signo o símbolo en sus empaques para hacer alusión a su elaboración con “leche”.

Estas bebidas se venden hasta 40 por ciento más barato y han ganado terreno en ese mercado, lo que atenta contra la producción de los ganaderos y han orillado a reducir el consumo de leche natural entre la población, acentuó en entrevista con Notimex.

Pero el problema va más allá porque impacta en la nutrición y, por ende, en la salud de las personas por la baja ingesta de nutrientes esenciales, proteínas de alta calidad y grasas.

Por ello, Álvarez Morán dijo que la Comisión de Ganadería de la Cámara de Diputados promueve una iniciativa para modificar la Ley de la Propiedad Industrial, lo que le dará facultad al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) para revisar el registro y la renovación de las marcas de los productos a distribuir después en los diferentes establecimientos.

Es necesario regular el uso de nombres o signos que inducen al error en el consumidor, lo que les permitirá decidir qué adquirir y con conciencia de su valor nutricional, manifestó.

“La Comisión de Ganadería busca que haya un orden, un ordenamiento claro en el mercado, para que no le tomen el pelo a la gente al momento de la compra”, enfatizó.

Se pretende que la medida sea reforzada con una reforma a la Ley Federal de Protección al Consumidor para que la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) sancione, de manera definitiva, a las empresas que recurran a la publicidad engañosa.

Para el tesorero de la CNOG, organización que agrupa a miles de productores, la iniciativa es urgente porque no basta sólo con tener medidas precautorias que implican una suspensión de hasta 90 días por no ofrecer información verídica en los empaques.

Insistió que “los ganaderos no estamos tan en contra de esos productos (lácteos combinados), lo que si estamos en contra es que le den (al consumidor) uno por otro”.

Álvarez Morán confió en que la propuesta tenga una respuesta positiva al interior de la Cámara baja porque dará oportunidad de incrementar la ingesta per cápita de leche que hoy es de al menos 130 litros al año.

Pero la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) recomienda un consumo por persona anual de 190 litros.

Se estima que en los hogares mexicanos se destina el 27 por ciento del gasto en alimentos y bebidas, pero sólo 11 por ciento es para leche y sus derivados.

Please Enter Your Facebook App ID. Required for FB Comments. Click here for FB Comments Settings page

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí